Y el 7º día Dios descansó....y el Diablo creo a las suegras

23:23

Si es que al final me meto en todos los charcos...

En el post anterior el sr. Anónimo (cuanto abunda ese nombre por internet. Y es algo que no entiendo, porque yo nunca le podría a un hijo mío "Anónimo", Antonio quizás pero Anónimo...). Pues como decía, que me pedía el favor de hablar sobre la influencia en el núcleo familiar de la mujer y su madre, es decir, para que todos nos entendamos, la parienta y tu suegra (no, la tuya en especial no, me refiero a la de todos, joer ya me estoy liando) y el reparto del poder fáctico entre ellas dos.

He de reconocer que no tengo queja de mi suegra, y lo digo muy en serio. Es muy buena persona (aún siendo suegra) y la quiero un montón (a pesar de que no calle ni debajo del agua). No es una mujer que se meta en los temas de los demás (y no será por falta de capacidad, que de eso le sobra. Es mujer y lo llevan de serie). Pero el caso es que si antes de tener al peke no se inmiscuía en nuestros asuntos de pareja, otra cosa es que diera su opinión, tampoco lo hace desde que es abuela y lo mismo se puede decir de mi madre (aunque teniendo en cuenta que vive a 400Km de distancia poco iba a poder hacer la pobre)

Cuando nos casamos mi mujer y yo (joer que obviedad, con quien me iba a casar sino, la otra opción era la gata y odio los pelos en la almohada), teníamos muy claro que las cosas de casa se quedaban en casa y que quienes teníamos la última palabra era ella éramos ella y yo. Los demás podían opinar y ella nosotros ya veríamos si teníamos en cuenta o no su opinión (de hecho pensamos en poner un "buzón de sugerencias" pero a lo mejor alguien se sentía ofendido, así que lo descartamos). Aclararé aquí, que "normalmente" las decisiones son consensuadas y no hay uno que "mande" sobre el otro, y digo "normalmente", porque esa es la impresión que tengo, pero luego un lee ciertas cosas y ya no sabe que pensar. Visiten el blog de su "el rincón de su" para saber de lo que hablo.

Así que como pueden ver, en mi caso el que pretenda "interferir" en cómo educamos al peke se arriesga a una dentellada, o como mínimo una mirada asesina de nivel 15. Por eso no puedo yo opinar sobre este tema basándome en mis experiencias personales, pero como buen Español, eso no es escusa para no opinar, o incluso sentar cátedra (¿y por qué no ponerla de pié, o tumbada?¿no ven que va a echar culo de tanto estar sentada?).

Basándome en comentarios de amigos y largas horas delante de un café (no, no pienso revelar mis fuentes), algún blog que leo (sobre todo estos últimos días) y mi sentido de supervivencia voy a hablar de las suegras y en especial del "Bicho Suegra" o “JoderConTuMadre”.

Suegras del mundo (la mía inclusive y mi madre también), a partir de este punto les aconsejo que no sigan leyendo. Yo no me hago responsable de que si ustedes, aún sin pertenecer a este grupo de suegras, puedan sentirse identificadas con alguna de las situaciones que describo. Y si pertenecen al grupo, les aconsejo que sigan leyendo con una cuchara de madera entre los dientes (es por si se muerden la lengua y se envenenan).

Pues comencemos...

El bicho suegra, es el elemento más peligroso que pueda existir en una relación de pareja. Porque como su propio nombre indica, una pareja son dos y no tres.

No se por qué nos han metido en la cabeza que a quien hay que camelarse y "caerle bien" es al padre de tu novia. ¡Una MIERDA!, a quien tienes que caerle más o menos bien es a SU MADRE (a la de tu novia, me refiero)****
¿por qué? Pues muy simple, si le caes mal al padre vas a tener un enemigo, pero si le caes mal a su madre vas a tener a toda la familia, a las vecinas del bloque, a la cajera del supermercado, no te llegarán las cartas y hacienda te reclamará el pago de los impuestos desde el año que naciste.
Así que encárgate de tu suegra que ya se encargará ella de tu suegro. No se te olvide QUE TU ESTAS SALIENDO CON SU HIJA, que eres un hombre y por tanto EL ENEMIGO. Y para tu desgracia, si tu futura suegra no está feliz con su marido (es decir, en el 90% de los casos) lo que va a ver en ti es a su marido 20 años más joven (Hija mía, pero dónde vas con ESE, si es igual de inútil que tu padre) Si tienes la suerte que por un casual tu suegro esté delante el día que tu suegra suelte la frase anterior, habrás ganado 3 puntos. Tu suegro es un hombre y si le caes mal te lo dirá a la cara, pero con el tiempo y si te portas bien terminará aceptando la realidad, cosa que jamás va a ocurrir con tu suegra.

El nacimiento de una suegra

Quizás si viviésemos en un país de esos donde se concertan los matrimonios al nacer, podría darse el caso que alguna niña, naciera ya como suegra, pero por regla general el proceso comienza con el nacimiento del primer hijo, más exactamente cuando se corta el cordón umbilical.
Es en este momento cuando se forma un “cordón secundario” y no físico entre la madre y su retoño, que en muchos casos se irá alargando según pase el tiempo y ese hijo vaya separándose de sus padres, pero en otros, este cordón permanece igual de largo a lo largo de la vida de la madre y tiene una longitud de un par de calles como mucho. Es en este último caso cuando a pesar que tu pareja se haya ido a vivir a otra casa y esté formando su propia familia, el cordón tira de la madre de forma que día tras día te la encuentras en casa, de compras con tu mujer, de vacaciones y en casos extremos hasta en el bar (si amigo, este tipo de suegras no respetan ni lo más sagrado).

Normalmente esto no pasa en el caso de los suegros; una vez que su hijo se casa, si a este aún le quedan más hijos dirá "a por el siguiente" y si ya no le quedan más, pues dirá "a por el chalecito ese de la playa que vi el otro día", pero por desgracia eso no pasa con las suegras.

Agravantes

Hay ciertas circunstancias que pueden hacer que la relación suegra-yerno empeore. Por ejemplo, que tu pareja siga aún colgado de las faldas de su madre. Aquí yo diría que la culpa es tuya, ya que esto suele verse a leguas y no había lugar a dudas con los componentes que venían en el pack de inicio. Este caso es curioso, pues cuando es el hombre el que se encuentra enmadrado (se me olvidaba decir que “ellas” NUNCA están enmadradas, pordior, simplemente es que su madre es un amor). Como decía, este caso a ellas no les preocupa demasiado, de hecho, es algo que todas dan por sentado (¿le suena a alguien la frase, "es que son como niños"?). Y saben que tienen que ir poco a poco cortando ese cordón. Claro, como son mujeres parten con la ventaja de ser capaces de ver el cordón, cosa que no sucede en nuestro caso o eso nos han vendido.

Realmente lo que creo es que en una relación sólo hay espacio para dos hembras, alpha y alpha 2 y claro, una sobra (y casualidades de la vida, la que sobra siempre es tu madre).

Cuando nace el primer nieto, esa madre que ha visto como se van sus hijos del nido, y que se ha convertido en suegra, vuelve a ver la oportunidad de tener nuevos polluelos. Y claro, aquí comienzan los problemas, porque no hay madre más protectora que la de un recién nacido (y si encima es el primero no digamos). Así que a las ganas de una por ver a su nieto (y recuperar ese “hijo fantasma”), se le unen el cansancio, el cóctel hormonal y un sentimiento de “este hijo es mío” que ríete tu de los ultras nacionalistas, amos que se han dado casos de miembros amputados de algún despistado que ha intentado arrebatar al recién nacido de los brazos de su madre. Así que la guerra está servida.
Pero aquí no solo entra el sentimiento de nueva madre, sino que existe otro, aunque se nos tienda a dejar a un lado como meros porteros (mira a ver quien llama) o mayordomos (tráele a la niña un vaso de agua, que no ves que está sedienta. – tráeselo tu y así la dejas respirar (notejode)) o de porteadores (¿alguien aquí dio menos de 3 viajes durante el tiempo que su mujer estuvo ingresada? ¿A alguien se le ofrecieron para llevarles las cosas a casa? Ejem, lo vamos a dejar porque como estaba la novedad del peke….). Pues también nosotros tenemos un nuevo sentimiento que empieza a surgir en esos momentos, y es el de “protector del nido” y el cansancio nos afecta también (si, lo sé. No tiene ni punto de comparación con el de la madre) y es cierto que lo tenemos más fácil para salir a fumarnos un cigarrito o tomarnos una caña, pero eso no da pié a que otro/otra tome nuestro lugar. El niño es mío y de mi mujé! Somos nosotros el cuartel general, y el resto, una parte muy importante si, pero a otra escala.

¿Es que mi madre me comprende y necesito que esté conmigo?

Bueno… con el coctel hormonal, el cansancio y los dolores dudo que exista alguien sobre la faz de la tierra que sea capaz de comprenderlas al 100% (ya lo dudo en casos normales, así que no te digo nada ahora) Pero me parece perfectamente normal que desees que tu madre esté contigo en esos primeros días en que la gran pregunta es “¿y ahora qué hago yo con esto?” Pero todo tiene un límite. Porque por si a alguien se le ha olvidado, NOSOTROS también tenemos madres (digo yo que alguien nos tuvo que parir) y también queremos que esté con nosotros y disfrute de su nieto.
Y si, será muy pesado, pero lo es por ambas abuelas/os, no sólo la de uno.

La autoridad

Creo que es de suma importancia que la pareja deje muy, PERO QUE MUY CLARO, hasta dónde se deja interferir a los demás. Y aquí entran toda la familia, amigos y vecinos.
Se discute lo que haga falta y si es necesario se redacta la Constitución de la República Independiente de Vuestra Casa, con un extenso apartado (que luego ya se irá cambiando) sobre vuestros hijos en especial.
Hay una cosa muy clara o al menos así lo veo, los abuelos no son los padres y no voy a esperar que tengan la misma rigidez con el niño que yo. Pero hasta cierto punto.
Me parece fantástico si le haces su comida favorita todos los días que vaya a verte (salvo que esté comiendo todos los días en su casa. No creo que sea bueno comer todos los días cinta de lomo con patatas fritas o espaguetis o lo que sea que le guste ahora a los niños) O si le lleva todos los días al parque de bolas. Pero lo que no es admisible es que si yo o su madre le decimos algo al niño (estate quieto, vete a la cama, cómete eso, etc), sus abuelos no lo acaten y le digan lo contrario o le dejen hacer cosas a sabiendas que no queremos que las haga ni en casa ni en la China.
Sobre lo que respecta al niño, es nuestra autoridad la que está por encima de las demás, y si no les gusta me llevo el escatérgoris.


Para finalizar este tostón que te acabas de leer (losientolosientolosiento), os dejo un consejo que casualmente nos dió mi suegra y hasta ahora creo que nos ha ido bien.


Los problemas con la familia de uno de los miembros, es mejor que sean discutidos por el miembro que pertenece a la familia. Es decir, si yo tengo un problema con mi suegra, se lo contaré a mi mujer (chivato...acusica) y que sea ella la que hable con su madre y viceversa.

**** Si tu suegro es cazador/policia/militar, quizás debieras olvidarte de tu suegra.

Y ahora su turno.

P.D: Amenazo con una segunda parte si los comentarios lo merecen muhahahah.

P.D2: vaaaale, ya les dejo en paz.

Quizás esto te guste...

19 aullidos

  1. ¡Buenísimo el post papalobo!
    ¡Queremos un segundo post de las suegras! jaja
    Me has hecho pasar un buen rato leyendolo, me siento identificado...con la bicho suegra.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la entrada. Yo no tengo queja de mi suegra y creo que mi marido tampoco la tiene de mi madre(o por lo menos no me ha dicho lo contrario). Ninguna de las dos se meten en nada de la pareja ni del nieto. Lo "malcrian" como yo digo cuando esta con ellas pero de ahi no pasa ( y después de todo tampoco esta todos los días con ellas). Pero si que es verdad que nada más nacer mi hijo mi suegra se empeñaba en quedarse con nosotros y el niño en el hospital esa noche y claro lo que a mi me apetecia era que se quedara mi madre( por eso de que donde hay confianza da asco), al final se quedo mi madre.

    ResponderEliminar
  3. ¡Segunda parte, plis!

    ¿Hablas de las suegras o de mi padre? Porque mi suegra, la pobre -también a 400 kms de distancia-, poco puede decir, pero mi padre hace de suegra tooootalmente como lo has descrito. Con decirte que nosotros tardamos UN MES Y MEDIO en poder echar a mis padres de nuestra casa para poder estar a solas con NUESTRA hija recién nacida... Por no decir de cuando la llevamos por primera vez a la guardería (dijo que la habíamos secuestrado y que nos iba a denunciar). Podría contar miles de historias de suegras protagonizadas por mi padre ;-)

    Un abrazo.

    PD: por cierto, en el hospital (4 días) se quedó mi madre... porque mi padre resultó un perfecto poco-útil y al final tuvo que venir una de mis cuñadas. En fin. ¿Suegras?

    ResponderEliminar
  4. yo he flipado con mi marido al tener a nuestro hijo.. a pasado de "arreglate con las chorradas de mi madre que eres mayorcita".. lo cual nos ha llevado a una par de discusiones gordas cuasi ruptura.. a "el niño es mi hijo y no te metas en mis decisiones" y a decir que su madre tiene incontinencia verbal y que solo dice chorradas

    ResponderEliminar
  5. Por fin!!!!! Ya llegó el esperado post!!!!! Me siento completamente identificada con lo del bicho-suegra...La mia se transformó a lo jekyll-hyde en el momento que nació Alex... Entiendo tu punto de vista sobre que la madre del padre es también abuela y que también quiere disfrutar de su nieto... pero creo que la cosa debe ser equilibrada entre ambas abuelas y, en mi caso, eso no fue así... mi suegra tenía que ser la primera en todo, en subir en el ascensor, en entrar en la habitación, en pasarse horas con nosotras... y mi madre, en todo momento desplazada.
    Por mi parte, mi marido no supo llevar la situación, o debería decir que no vio nunca ningún problema en nada...pero yo, en esos momentos no quería pasarme 8 horas al día con mi suegra!!!

    ResponderEliminar
  6. yo no tengo queja de suegra por ahora....eso que tampoco hay niño...temo más a mi madre!! esta mas cerca...es mas metijosa....me sigue viendo como si tuviera 3 años...estoy segura que si yo le digo a mi hijo que no se suba a un arbol...ella le jalea.."di que si guapo! ya verás que vistas!!" en fin!!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que las mujeres tiramos para nuestros padres, pero ¿porqué los padres no tiran para los suyos?. quiero decir que, cuando mis hijos eran pequeños, si quería que vieran a sus abuelos paternos tenía que llevárselos yo y es el día de hoy que llamo yo más a sus padres que él mismo(cosa que no me importa porque ahora que los niños son más grandes no hay tanta tirantez.
    Tengo que decir que nunca se metieron en nuestra vida ni mis suegros ni los suegros de mi marido,seguro que han comentado sobre muchas de nuestras decisiones con respecto a nuestros hijos, pero nunca nos lo han dicho si no preguntamos sus opiniones.

    Está muy bien lo que dices sobre si hay algún problema hable el miembro que pertenece a esa familia, me parace muy acertado.

    Gracias por hacernos pasar estos buenos ratos leyéndote.

    besinos.

    ResponderEliminar
  8. Yo no tengo problemas con mi suegra, bueno sí, uno, que deje de una maldita vez de comprarla ropa a la niña!!! Joer, que no me cabe y no tengo tiempo material para ponérselo.

    Y mi marido tampoco, si lo le corto los webs....

    Muy buena entrada, me gusta

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, la verdad que muy bueno. Yo no he tenido demasiados problemas con mi suegra por el tema "bebé", creo que ha sido muy cabal y ha sabido donde estaba su sitio sin que nadie se lo hubiera tenido que indicar. Lo que sí creo que será un problema en un futuro es que no respete nuestra autoridad, porque desde luego a día de hoy no respeta nada de lo que yo digo con respecto a mi marido (por ejemplo, si yo digo que no saque unos bollos a las 20h porque luego mi marido no cena, ella coje, se sonríe y los saca igualmente). En fin, que no quiero adelantar acontecimientos!

    Genial entrada! Segunda parte ya!

    ResponderEliminar
  10. Buena entrada!! La verdad es que a mí me ocurrió otra cosa: En poco tiempo, mi suegra tuvo otro nieto y luego mi hija. Decidió dedicarse en cuerpo y alma al otro nieto, y a la mía que le den. A día de hoy, casi prefiero eso que no tenerla metida en casa todo el día, pero también es un modelo de suegra que te hace sentir mal algunas veces. Te doy la razón en eso de que en casa mande la pareja, y al que no le guste que se vaya.

    Segunda parte ya!!!!

    ResponderEliminar
  11. @LadyA,

    "Por mi parte, mi marido no supo llevar la situación, o debería decir que no vio nunca ningún problema en nada..."

    Ahí le has dao..! Y claro, arreglar algo sin saber que está roto...

    ResponderEliminar
  12. PapadeAlex, es que para ver esas "cosillas" creo que hace falta que tengas aliniados los 5 chakras y se abra el tercer ojo.
    Pero luego si es a tí al que le pasa algo, ELLAS TAMPOCO SE ENTERAN DE QUE COÑO TE PASA!!!

    Negrevernis, conozco un caso parecido, no te preocupes que con el tiempo se cansan, sobre todo si empiezan a aparecer más nietos.

    AnonimoJuan y el resto, me alegra que os haya gustado

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno el post.
    Tengo suerte de no tener queja de mi suegra. Adora al peque, nos tuvo quince dias en su casa, cuidandonos al peque recien nacido y a mi, servicial hasta decir basta y nunca se mete en nada, al menos q yo sepa. Mi madre es mas diferente, se mete en bastantes cosas, pero yo lo q hago es ignorarla, se q no cambiara y papi...pues se aguanta y me lo suelta a mi, y la q estoy en medio soy yo. Pero bueno, no podia ser perfecto por ambas partes.

    ResponderEliminar
  14. Maravilloso post!

    Esperando me dejas la segunda parte...

    Personalmente veo que soy un partidazo pues al no estar Padmé (que sería una suegra/cansina) Obi-Wan no tiene que bregar nada más que con la cuñada (que a veces se toma las atribuciones de suegra/bicho).

    Lo dicho, espero la ssegunda parte..

    ResponderEliminar
  15. Genial el post, Lobo :)))

    Está claro que las suegras buenas son tan escasas que deberían estar protegidas por la ONU o algo... yo no puedo comentar más, porque con este tema ando muy quemadita y lo único que diría serían barbaridades. Sólo terminaré diciendo que aspiro a ser una buena suegra el día de mañana y que no me piten los oídos de que alguien se esté cagando en mi a todas horas...

    Segunda parte, porfaplis!

    ResponderEliminar
  16. Me uno al grito de segunda parte porfa!!! muy bueno el post
    Yo por suerte no tengo problema con mi suegra porque vive en otro pueblo y no se acerca, de todas formas tampoco es de las que se meten en todo, más bien en nada, bueno mi marido tampoco la ha dejado nunca meterse en nada!
    Creo que tendrías que hablar un día de las suegras postizas ocasionales! esas mujeres que se meten en cualquier momento sin apenas conocerte, bueno igual lo escribo yo! jeje

    ResponderEliminar
  17. estanjana, por ahí van los tiros. ¿Podríamos ver en cuantas cosas coincidimos, jajaja?

    ResponderEliminar
  18. Papalobo, te "reto", aunque se que vas a hacerlo mejor tu, a que escribas sobre las suegras postizas ocasionales!, a ver si yo puedo madurar un poco el artículo que tengo en mente, porque ayer mismo tube un encontronazo con una de ellas, y lo publico mañana o pasado!

    ResponderEliminar
  19. Qué razón tienes, me he sentido muy identificada, soy del tipo mi madre es adorable y la tuya una petarda, pero es que en mi caso es real, jajajaja

    ResponderEliminar

Popular Posts